En nuestra experiencia realizando trabajos para eliminar la carcoma en Asturias, uno de los problemas más serios que podemos encontrar es la presencia de termitas en su casa. Pero, en ocasiones, cuando acudimos a tratar el problema nos encontramos con que la supuesta plaga de termitas es en realidad una plaga de carcomas. Como cada plaga requiere un tratamiento específico, en este espacio vamos a daros algunas pistas que os ayuden a diferenciar cada una de ellas.

Un consejo que te damos, gracias a nuestra experiencia como empresa dedicada a eliminar la carcoma en Asturias, es que antes de acudir a profesionales, debemos detenernos a escuchar ya que una de las señales que las diferencia es su sonido. Durante su proceso de invasión, las carcomas producen un ruido mucho más audible que las termitas, cuyo sonido apenas se percibe.

Más evidentes a la hora de diferenciarlas son las huellas que dejan en la madera. Las carcomas provocan unos orificios bastante grandes que utilizan como puntos de salida y expulsión de sus excrementos, dejando una especie de serrín muy fino en torno a ese orificio y que es la señal más clara de que estamos sufriendo una plaga de carcomas. Las termitas sin embargo no crean orificios de salida, sólo en ocasiones hacen unos pequeños agujeros en la madera seca por los que expulsan sus excrementos y que en cualquier caso son mucho más pequeños que los provocados por las carcomas. Esto es lo que hace que sea más fácil detectar antes las carcomas que las termitas.

Si se da el caso de ver el insecto, ahí las diferencias son más claras ya que mientras las carcomas adultas tienen la forma de un escarabajo alargado, las termitas se parecen más a las hormigas aladas.

En Anobium Restauración realizamos tratamientos especializados en plagas que atacan a la madera, tanto a nivel preventivo como curativo llevados a cabo por profesionales altamente cualificados. Llámanos si necesitas eliminar tanto la carcoma como las termitas.